| Vecino de La Uruca da espectáculo gracias a la navezota

“Hijo” con alma de campeón

Cuando le dieron forma a la nave que anda luciendo ahora Ronny Jiménez lo hicieron con la idea de que fuera un carro campeón que dejara botados a los rivales en la pista y así lo ha hecho.

Ronny es un mecánico especialista en modificaciones estéticas de carros y “tunning” (audio y sonido) y vive en La Uruca, orgulloso del “hijo” que tiene.

Al comprar el chuzo lo hizo con la idea que le diera títulos en los torneos de Cuarto de Milla a los que tanto le gusta meterse desde 1996 y en los cuales ha campeonizado varias veces en la categoría “street” (modelos callejeros poco modificados).

El carrito del que hablamos es un jeep Cherokee 88 tipo pick-up, con motor, caja y velocidad Corvette y cilindrada 5700 V8 que le salió en ¢5,5 millones.

“Tiene mucha historia, lo ensamblaron en el 96 en Panamá solo como carro de carreras y allá salió campeón. Después lo mandaron (a Costa Rica), lo compré hace tres años y ya quedó campeón dos años seguidos”, cuenta Ronny.

Es para lucirlo. El dueño cuenta que el carro nació para correr y que en Panamá nunca tocó calle, era solo para pista.

Sin embargo, él cambio eso para poder andarlo en las carreteras costarricenses y pasear los fines de semana.

“Hay que tenerle muchos cuidados, por eso no se puede andar mucho porque además gasta mucha gasolina; hay que darle mantenimiento, por ejemplo, por carrera gasta unos $500 (¢280 mil) y el campeonato nacional que corro estamos hablando de que son siete u ocho fechas en el año”, destaca Jiménez.

El jeep es de esos “hijos” que cuestan su platica.

Este campeonato se inicia a finales de marzo y acaba en diciembre; es decir, se trata de todo un año sacando plata y preparándose para mantener el bicampeonato ya ganado.

Al jeep lo admiran mucho por ser un pick-up, porque no es muy usual ver un carro de estos en carreras; además es estéticamente muy bonito, indica el dueño todo orgulloso.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Hijo” con alma de campeón