| Enrique Díaz ve cumplido el sueño de un Mundial con su hijo

Feliz por el zancudillo

Uno de los momentos futbolísticos más tristes para Enrique Díaz Harvey, “el Zancudo”, fue haber sido marginado del Mundial de Italia 90 cuando merecía ir.

Décadas después de ese proceso, el exfutbolista siente que la vida le está devolviendo algo de lo que le quitó al ver que su hijo Junior Díaz será uno de los seleccionados que lo dará todo por el país en el Mundial de Brasil.

Si todo sale bien, el lateral del Mainz 05 alemán formará parte de la lista definitiva de 23 jugadores que irán a la Copa el otro mes.

“Yo me siento bien, es una bendición escuchar que a él (Junior) se le va a cumplir el sueño. A mí se me cumplió pero no me llevaron”, recordó el querido “Zancudo”.

Enrique jugó 900 minutos como titular en los 10 partidos eliminatorios rumbo a Italia 90, pero a la hora de hacer la lista para ir a Europa quedó fuera junto a jugadores como Evaristo Coronado.

“Al principio los primeros tres meses me costó (aceptarlo) pero con el tiempo se va asimilando. No solo en Costa Rica pasa, en otros países también”, señaló en alusión a las injusticias que se pueden dar en el fútbol.

En su caso asegura que fueron los dirigentes de aquella época los que le dijeron al técnico Bora Milutinovic que su fútbol era muy alegre, que le gustaba ir al ataque y no era algo que necesitara el equipo.

“Bora no me conocía, fueron dirigentes los que le ayudaron a hacer la lista. Llevaron a Jaikel, a Jara (Geovanni) que ni siquiera participaron, el fútbol es una caja de sorpresas”, agregó.

Para la cita italiana, Junior tenía 6 años y este lunes dijo sentirse orgulloso de estar en un Mundial ya que su papá no pudo.

“El Zancudo” espera ver al lateral antes de que viaje a la tierra de la samba.

“Siento que el rival más fuerte será Italia, tal vez contra los ingleses sea más fácil, pero contra Uruguay será duro”, finalizó.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Feliz por el zancudillo