| Manuda sufrió con el partido

Doble dosis de adrenalina

Yerlin Oses es una manuda por los cuatro costados que vive en San Joaquín de Flores, Heredia, y disfrutó de una doble dosis de adrenalina viendo el clásico en La Guácima, a la pura par de donde está la recta del cuarto de milla.

Tensa por ver cómo la Liga tenía una dura prueba ante los morados se mandó con sus amigos para ver el partido en un sitio que suelen visitar con mucha frecuencia y al que no quisieron faltar.

“Todo está muy chiva, qué bueno que a pesar del clásico la gente también se apuntó a llegar, (me siento) un toque nerviosa por el partido, pero si se podían ver las dos cosas a la vez, ¿por qué íbamos a dejar de venir si esto es lo que nos gusta?”, indicó la joven, de 23 años.

Si por su corazón fuera, de escoger entre la Liga y los piques, la cosa queda empate.

Acompañada por su amiga Karen González, saprissista con toda el alma, y Bryan Rodríguez, liguista hasta la muerte, pasaron un rato diferente en el autódromo que tanto les gusta.

No fue un lunes normal, era uno para recordar con la mejor compañía.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Doble dosis de adrenalina