| Vecinos aseguran que “Kikín” Fonseca y “Hulk” Salazar la pasarán muy bien entre ellos

Conquista guapileña

“Kikín” Fonseca y “Hulk” Salazar, refuerzos del Santos de Guápiles, llegaron a una tierra rodeada de naturaleza.

Si de algo deben estar seguros es que les sobrará qué hacer deleitándose con las bellezas de Guápiles y las comunidades que rodean al primer distrito del cantón de Pococí.

En el parque central del pueblo, don Edwin Esquivel Castro y su compita Mario Miranda conversaban ayer sobre lo mucho que van a disfrutar los aztecas de la estadía, sobre todo tomando en cuenta las declaraciones de “Kikín”, quien reconoció que el paisaje verde de la zona le encanta y además que se come bien.

“Si le gusta la fauna puede agarrar para el cerro que está para arriba del hotel Suerre o donde llaman Bellavista o Buenos Aires, todo eso queda hacia el sur de Guápiles, ahí hay partes muy bonitas”, comentó Esquivel.

De acuerdo con este fiebrazo santista, el “Kikín” puede estar tranquilo con la cuchara caribeña, porque la variedad de platillos que hay es para chuparse los dedos.

“Todos los negocios aquí son muy buenos, se consigue lo que a cada uno le gusta, hasta tenemos muchas mujeres lindas”, dijo don Edwin entre risas.

Otro que aconsejó a Fonseca fue Miranda, que aunque no recordó el nombre del negocio, le dio una opción por si algún día extraña el picante. “Por aquí venden un plato de camarón a la diabla que es muy bueno, no es tampoco un chile muy picante, pero sí de buen gusto”, destacó el aficionado.

Las recomendaciones son muchas. Por ejemplo, don Antonio, el que vende los copos en el parque, lo mandó para Tortuguero. “Es el centro de la naturaleza, vería monos y otros animales”, señaló.

Buena jamita. Uno que se las sabe de todas, todas en comida es Carlos Quesada Lobo, el dueño de la sodita La Central, en el centro de Guápiles (50 al sur del Palí).

Y para que no pasen hambres estos mexicanos, Quesada les tiene listo el sabor de la riquísima comida caribeña.

“Para mí tienen que entrarle a la comida caribeña como al ‘rice and beans’ o la olla de carne. Que no se preocupen porque aquí se vende calidad. El ‘rice and beans’ y la costilla caribeña es lo que se vende con picante para que no les haga falta”, contó Carlos, que da por un hecho que no extrañarán la cuchara azteca.

Según este pequeño empresario, “Kikín” no tiene porque pasarla mal, pues además de comer bien la gente es muy pura vida.

“Que venga y juegue nada más, los guapileños nos encargamos del resto”, dijo Quesada riendo.

Carlos coincidió con sus coterráneos, pues les recomendó a Fonseca y Salazar darse la vuelta por Tortuguero, que queda como a hora y media del centro. “Yo lo recomiendo porque ahí solo hay bellezas, también por el lado de San Bosco o ahí en el teleférico la pasará bien”, agregó.

Creo que...

Manuel Sánchez

José Luis Gutiérrez

Melissa Fernández LT

Guapileño

Guapileño

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Conquista guapileña