| “La Canarinha” tendrá chuzo de instalaciones para el mundial

Brasil a cachetiño

La Selección brasileña inauguró ayer el cuartel general para el Mundial 2014.

Está en Teresópolis, a unos 90 kilómetros de Río de Janeiro, y le hicieron una reforma completa de cara a este campeonato.

Las obras de modernización de la Granja Comary, sede de la Confederación Brasileña de Fútbol desde 1987, duraron diez meses y suponen la reconstrucción total de las habitaciones de los jugadores y de la comisión técnica, además de una mejoría del gimnasio, el departamento médico y de las áreas de prensa.

El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, afirmó en la ceremonia de inauguración que esta reforma supone un “legado” para las Selecciones brasileñas que durará “de 30 a 40 años”.

Scolari afirmó que con esta reforma la Confederación dio a la Selección todas las condiciones necesarias para preparar el Mundial e indicó que, por ello, ahora “toda la responsabilidad” de un eventual éxito o fracaso en el torneo recaerá solo en la comisión técnica y en los jugadores.

La reforma de la Granja Comary fue una petición de Scolari y la actual comisión técnica, pero la Selección brasileña no se entrenaba en este recinto desde finales del 2009, cuando Dunga ocupaba el cargo de seleccionador y manifestó su preocupación por el mal estado de los alojamientos.

Tiene de todo. En la renovada Granja Comary, el césped de los cuatro campos de entrenamiento tiene la misma hierba que se usará en las doce sedes del Mundial y también utiliza el mismo sistema de riego.

Las instalaciones tienen dos niveles: en su parte inferior se sitúan los cuatro campos, los vestuarios y los gimnasios y en la superior, a unos 100 metros cuesta arriba, se ubican las habitaciones, donde el acceso es restringido a la prensa.

En la parte de los alojamientos solo se mantuvieron los cimientos y el resto fue reconstruido, con lo que donde antes había 22 habitaciones dobles, sin ningún lujo, ahora hay 30 apartamentos individuales y seis dobles, con televisión, Internet y todo el lujo que exigen los jugadores profesionales.

Este sector cuenta con un restaurante, una sala de convivencia, donde los jugadores recibirán a sus familiares, una sala de recreo con billar, tenis de mesa y futbolín, otra sala de videojuegos y un gimnasio exclusivo.

También se encuentran en este nivel las dependencias médicas, un departamento de fisioterapia, la farmacia, la peluquería y la lavandería.

En la parte de los vestuarios se instalaron bañeras de masajes con agua, sauna y dos bañeras de crioterapia (fisioterapia con frío).

La Selección anfitriona comenzará su concentración en la Granja Comary el 26 de mayo, tres semanas antes de jugar el partido inaugural, contra Croacia, que será el 12 de junio en Sao Paulo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Brasil a cachetiño