| Gringa fue dada en adopción por discapacidad

Atleta vio a mamá 18 años después

La esquiadora gringa Tatyana McFadden aprovechó su participación en los Juegos Paralímpicos de Sochi para hacer realidad su sueño de conocer a su madre biológica, Nina Polevikova, quien la dio en adopción cuando Tatyana tenía 6 años.

El emotivo encuentro ocurrió después de que McFadden compitiera en la prueba de esquí de fondo de 12 kilómetros, en la que acabó en quinta posición, en un nuevo reto para una de las deportistas más laureadas en los últimos años.

“Ha sido maravilloso, es un sueño que siempre he querido cumplir. Siempre he pensado en ello y no podía creer que fuera posible, por lo que ha sido una experiencia gratificante”, señaló la esquiadora, mientras que su madre biológica comentó emocionada que era un milagro el encontrarse de nuevo con su hija.

Pero el verdadero milagro ha sido el espíritu de supervivencia y de superación de esta deportista nacida hace 24 años, en San Petersburgo, con espina bífida.

Al ser una niña no deseada con discapacidad fue enviada a un orfanato tras ser operada. Su vida cambió cuando Deborah McFadden, que trabajaba como comisionada de la discapacidad para el Departamento de Salud de Estados Unidos, visitó el orfanato donde vivía Tatyana en un viaje de negocios.

El vínculo que se creó entre ambas la convenció de adoptarla.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Atleta vio a mamá 18 años después