|

Se encaprichó con el “avión”

Álvaro Rodríguez es un quepeño, de 61 años, que está enamoradísimo de su moto.

La pasión le nació apenas a los 12 años.

El motociclista dice que en toda su vida ha tenido ocho motos, pero ahora maneja la de sus sueños.

Álvaro es el presidente del club de motociclistas Osa Riders MC y actualmente tiene una Valkyera Honda, modelo 99.

El fiebre de esta bicha cuenta que en Tiquicia solamente hay cinco motos como la de él.

Y por eso quiso presentarnos a la bicha en nuestra sección “Chuzo de la semana”.

– ¿Dónde la compró?

Se la compré a un amigo en el 2012, él no la quería porque era muy pesada y yo la verdad me encapriché con la moto . Andaba la chequera en la mano y no pude desaprovechar la oportunidad.

–¿Por qué la compró?

La compré por puro placer. Me gustan mucho las motos y quería tener una mejor.

– ¿Cada cuánto la usa?

No la uso siempre. A veces para pasear, ir a aniversarios de grupo o convenciones internacionales a las que asisto.

–¿Le gusta presumirla?

Sí, la verdad me gusta que la gente vea mi moto. Es un lujo.

–¿Desde cuándo tiene una pasión por las motos?

Yo manejo motos desde los 12 años, pero desde los años 80 en adelante empecé a salir con grupos de motociclistas.

–¿Le ha metido accesorios a la moto?

Claro, la moto llegó sencilla, le he metido las valijas, parabrisas y extras cromadas, también luces, alarma, equipo de sonido y llantas. Cada llanta vale más de ¢300 mil.

–¿En cuánto la compró?

Para ese momento, hace 2 años, pagué unos ¢6 millones .

–¿Le gustaría venderla?

Jamás la vendería, esta es una moto clásica y la quiero conservar, lo que sí quiero es comprarme otra moto, una Golwing.

–¿Qué piensa su familia de este capricho suyo?

Mi familia a ratos me apoya y a ratos no. Cuando la uso para viajar al extranjero ellos me ayudan a hacer maletas pero a la hora de irme les da miedo, porque es peligroso.

–¿Cómo reacciona la gente cuando ve pasar la moto ?

Cuando entro a un lugar rural, la gente grita, entonces yo les pito. Una vez fui a Nicaragua y los chiquitos me preguntaron si era un pandillero de los buenos o de los malos.

–¿Sale muy caro chinearla?

–Algunas piezas sí, pero igual no hay que darle mantenimiento diario, entonces no es tan caro el chineo que se le da.

–¿Dónde le da mantenimiento a la moto?

Yo le hago de todo, hasta el cambio de aceite, la cuido yo, pero sí hay un amigo de Quepos que me ha dado una que otra ayudita.

–¿Ha tenido alguna aventura con la moto?

Diay, con ella he viajado a varios países, pero un buen tour que hice fue recorrer toda Costa Rica. Duré cinco días.

Salimos de Puntarenas y pasamos por Montezuma, playa Carrillo, Tamarindo, Liberia, volcán Miravalles, San Carlos, Limón, Cartago, Pérez Zeledón, la zona sur y terminamos en Quepos.

–¿Con esta moto le salen güilillas?

(Risas) Amigas.

–¿Cuál es el mayor chineo que le ha hecho?

La pintura.

–¿Le gustaría renovarla?

Esta moto tiene todo lo que necesito, no me hace falta meterle más.

–¿Qué es lo que más lo vuelve loco?

Definitivamente lo confortable que es y la velocidad, ella recorre hasta 240 kilómetros por hora.

Espabílese

¿Qué debo revisar en mi carro si pienso hacer un viaje largo esta Semana Santa ?

“Es importante revisar el estado y presión de las llantas, llevar antes el carro al mecánico para que le revisen los frenos, cerciorarse de que no hayan fugas de líquidos como aceite, agua o el líquido de frenos. También estar atentos de que no se escuchen ruidos extraños en el motor al estar en marcha y estar pendiente de las luces indicadoras en el panel de control durante el viaje, así como de la aguja de la temperatura”, dijo el mecánico Bryan Guido.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Se encaprichó con el “avión”