|

El Chuzo: vea la joyita de don Jorge

Don Jorge Durán muestra el interior del Datsun 1200 modelo 71.
Don Jorge Durán muestra el interior del Datsun 1200 modelo 71. (Marvin Gamboa)
ampliar

Don Jorge Durán Ramírez anda  en una joyita: un Datsun  1971 que tiene  4 cilindros,   motor de 1200 centímetros cúbicos carburado y cuatro puertas.
Durán vive en  Santiago de Puriscal y trabaja como  pistero en el servicentro San Juan, en el mismo cantón josefino.

“Compré este carrito  con el apoyo de mi esposa y de mis hijos para hacer viajes   adonde   familiares de nosotros que viven fuera de Puriscal, en lugares  alejados”, contó.

– ¿Cuánto tiempo hace que lo compró?

Hace 16 años, se lo compré en el cruce de Tabarcia de Mora a un señor de apellido  Mora, me costó ¢500 mil. 


– ¿Qué le gusta de él?

Lo compramos mi doña y yo para contar con un carrito tipo familiar. Lo que más me gusta es que es muy cómodo  para viajar a cualquier lugar; además  es muy económico, nos lleva a todos lados y no falla. Lo bautizamos “María Ángel”, como mi nieta.


 – ¿Cuál es el lugar más largo que ha visitado con él?

Hemos ido  a la frontera con Panamá, fuimos en familia a visitar y a hacer algunas compras. Es tan económico que me gastó ¢20 mil de combustible  ida y vuelta  y, además,  no molestó nada a pesar de lo viejito que es.Yo lo quiero tanto que mi familia  no me perdonaría si lo vendo; aunque compradores siempre sobran. Incluso, como anécdota, aquí en “Puris”  hay un señor que los  colecciona  y me dijo que se lo vendiera,  que  me lo pagaba y que yo se lo entregara dentro de cinco años. Pero ¡qué va!, no lo vendo por ninguna plata.

–¿Es  original o cuenta con piezas de otros carros?

Desde que  lo compré siempre he querido que  se mantenga lo más   original posible, creo que es algo que se le debe  mantener, más que es de una marca muy buena y que, hasta la fecha, se le consigue de todo  en el mercado de los carros antiguos.

 –¿Le gustaría conservarlo como uno de los carros clásicos del país?

Sí, claro pues encontrar otro así como yo lo tengo  es difícil ya que  está totalmente original.  Por esa razón vale la pena conservarlo, ya que su valor sube cada día  por ser parte de esos clásicos y porque ya son pocos lo que se ven rodando por nuestras carreteras.

  –¿Viaja al trabajo con él? 

Sí, todos los días, ya que es muy económico, aunque no me queda muy largo (el trabajo), pero es como si fuera mi machetico, por su calidad  y economía.

   –Cuando lo ven en la carretera, ¿qué le dicen?

 Muchos   me dicen que está muy lindo y, además, me preguntan  si lo compré así, a lo que les digo que no, que él venía muy feo de pintura y que yo lo pagué a chinear y  le cambié el volante.

 –¿Si le sale el negocio de venderlo tiene que pedirle permiso a su mujer?

Claro que sí, les pediría permiso a mi señora   y a mis hijos. Ella  quiere mucho al carrito y  también es parte de mi vida y tiene derecho a saber qué hago con mis cosas, que son  también de ella.

 –¿Cada cuánto lo lleva al mecánico?

Lo llevo periódicamente porque me gusta que esté siempre como un ajito, ¡solo bueno! Pero una gran parte de las cosas se las hago yo mismo,  porque me gusta que siempre esté muy bien  para que no me falle y que si voy  a pasear con mi familia no tenga problemas en el viaje.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: El Chuzo: vea la joyita de don Jorge