|

Chepito y los chiquitos

– Pinzón, y eso pasa cuando se cumplen once años de la muerte de la chiquita Kattia Vanessa González, a quien mató un vecino que la engañó con que le iba a regalar un conejito.

– Entonces la tristeza es doble. Chepito, yo sigo sin entender cómo alguien tiene en un patio perros que pueden resultar tan peligrosos como los american stafford. Es verdad que este que atacó al chiquito estaba amarrado, pero dicen algunos vecinos que lo tenían descuidado, hambriento y que nadie le daba cariño. Un perro en condiciones así es una amenaza para cualquiera, incluidos los adultos, ¿cierto?

– Ciertísimo, Pinzón. Pero yo te digo algo. A mí me parece que en una casa en las que hay chiquitos, jamás, ¡pero jamás!, deberían tenerse animales de esos. Esos bichos son muy fuertes, se sabe que un ataque es peligrosísimo y que pueden ocasionar daños enormes.

Y esto nos lleva a un tema del que ya hemos hablado otras veces y es la responsabilidad de los papás en el cuidado de los hijos. En esto no se puede bajar la guardia, cualquier cuidado es poco; no podemos exponer a nuestros chiquitines a peligros que podrían llevarlos a la muerte. Eso es inaceptable.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Chepito y los chiquitos