| Familiares y allegados asistieron a la vela de Cassandra y del hijo

La pesadilla sigue

La pesadilla no termina para los familiares de Cassandra María González Chaves y su bebé Jeikou Noah González Chaves, los dos ticos que murieron el domingo pasado en un accidente en Nicaragua.

Los dos cuerpos llegaron a Tiquicia ayer en la madrugada y desde las 6 a. m., muchos allegados asistieron a la vela en la casa de doña María, la abuelita de Cassandra, en Guararí de Heredia.

Jonathan González, tío de la joven, comentó que su hermana Doris González, quien además es la madre de Cassandra, está muy afectada por lo sucedido.

“Mi hermana está muy dolida, le estamos dando mucho té para que esté tranquila, pero sigue muy afectada”, contó.

El hombre dijo que los funerales de la mamá y su angelito serán hoy a las 10 a. m., en la iglesia de Los Ángeles y luego llevarán los restos al cementerio de Barva de Heredia.

Sobreviviente en fuga. El único sobreviviente del accidente fue el esposo de la joven, un hombre de apellido Tijerino, quien se está escondiendo de las autoridades.

Tijerino huía de la Policía cuando perdió el control de la moto y derrapó, con tan lama fortuna que Cassandra y su hijo quedaron debajo de un tráiler que los atropelló.

Tijerino firmó un acta de abandono en el hospital Antonio Lenín Fonseca, donde estaba internado, y nadie sabe dónde está.

La Policía presume que el hombre escapó para evitar ser capturado, ya que es buscado desde hace dos años por el delito de robo con intimidación y violencia.

Cassandra vivía en Nicaragua desde hace tres años, y según informó su tío, visitaba a Costa Rica cada dos meses para ver a su familia.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: La pesadilla sigue