| Ejemplar policía en guatemala

“Mi oficial Juanito”

Perseverante, sin complejos, sin temor a dar su vida por su familia y con gran talento para la enseñanza, Juan Francisco Camey Guerra, más conocido como “Mi oficial Juanito”, es el agente más pequeño de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala.

A punto de cumplir los 20 años de servicio, este agente, que según sus compañeros mide 70 centímetros de alto -aunque él asegura que son 1.10 metros-, se ha sobrepuesto a su estatura y ha conseguido escalar posiciones en la institución.

La necesidad de buscar la superación de su familia lo obligó a dejar un puesto en una zapatería en su tierra natal, donde ganaba $6,45 al mes (unos ¢3.500), y por recomendación de un comisario viajó a la capital e ingresó a la Policía en 1989.

“Yo le demuestro a la gente que querer es poder y no importa el tamaño que se tenga”, dice con voz firme Camey, casado con una mujer de estatura normal y padre de dos hijos.

También es bachiller en Ciencias y Letras, profesor de enseñanza media, con estudios de licenciatura en Teología y también pastor de una iglesia evangélica.

“Al inicio hubo discriminación porque siempre me decían que era muy pequeño. Me dejaban en la oficina y sacaban a los compañeros a la calle, pero fui agarrando forma y me capacité en todos los ámbitos policiales” , refiere.

Camey explica que, antes de ser oficial, pasó por secretaría, sección de investigaciones, planificación, logística y hasta trabajó de relacionista público.

Cuando salía en misiones a la calle su tamaño no era ningún impedimento para enfrentarse a los delincuentes. “Los registraba”, sostiene, y agrega que hizo “muchas capturas”.

Con una pistola 9 milímetros al cinto, el agente recuerda que cuando estuvo de servicio en Chimaltenango, en sus inicios como policía, le dispararon a la patrulla durante un recorrido y allí su estatura le salvó la vida, porque los tiros le pasaron encima de la cabeza.

“Al poco tiempo supe que al que querían matar era a otro agente que anduvo en la patrulla y causó risa porque yo estaba vivo”, expresa. En la actualidad, Camey está en un puesto administrativo en el régimen disciplinario y corrección hacia sus compañeros y maneja algunas finanzas de la Policía.

A cumplir en agosto próximo los 20 años de servicio, piensa jubilarse y dedicarse a pastorear su iglesia porque “el Señor me mandó a trabajar allí para dirigir a unos siervos”.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Mi oficial Juanito”