| Miguel Carabaguíaz terminó su labor como presidente ejecutivo del Incofer

La locomotora está en pausa

Miguel Carabaguíaz fue uno de los pocos que bretearon en el gobierno de Laura Chinchilla que logró salir con una buena imagen, gracias a su gestión como director del Incofer.

En La Teja nos subimos al tren junto con Carabaguíaz para conocer detalles de su labor y de su futuro. Esto fue lo que el “papá de los trenes” en Costa Rica nos contó.

¿Cómo se siente ahora después de haber estado ocho años al mando del Incofer?

Es una sensación todavía extraña por tener que cambiar los hábitos del día. Antes iba a dejar a mis hijas a la escuela y luego me iba a trabajar hasta principios de la noche, pero hay que irse adecuando porque no es lo mismo cuando uno toma un periodo para las vacaciones a tener que saber que acaba labores y no se tiene nada planeado.

¿Tiene algún plan de vida ahora que está sin trabajo?

Estoy viendo alternativas y posibilidades, no quiero pasar mucho tiempo sin estar haciendo nada en concreto porque me desubico.

¿Qué está haciendo en estos días?

Estoy muy pendiente del proceso que se tiene que plantear contra la Contraloría y luego determinar qué tipo de acciones debo tomar contra las personas que decidieron sancionarme bajo motivos que aún nadie se explica. También estoy más dedicado a mi esposa y a mis hijas.

¿Cómo fueron todos esos años en el Incofer?

Muy especiales, de una gran motivación, de un deseo de hacer cosas, de aprender muchísimo sobre trenes y también de las personas con las que tuve que relacionarme tanto dentro como fuera del ferrocarril.

¿Le costó mucho dejar la presidencia del Incofer?

Cuando a uno le gusta lo que hace, lo quiere de verdad y se está comprometido siempre hay una parte que le genera tristeza, un sentimiento de dolor, pero cuando uno dio el máximo esfuerzo queda la satisfacción de saber que las cosas se hicieron con un compromiso total.

¿Qué se siente ser uno de esos personajes que terminó el gobierno de Laura Chinchilla siendo querido por la gente?

Cuando uno está en esos puestos lo único que busca es cumplir bien el trabajo y retribuir la confianza que se le depositó por parte de los costarricenses, pero uno agradece ese apoyo que me dieron las personas cuando estuve y cuando terminé mi gestión.

Ahorita Liberación Nacional necesita un líder que se haya ganado al pueblo para que la próxima campaña se lance como candidato a presidente. ¿Usted se animaría a comerse esa bronca y conducir país con la misma pasión que lo hizo en Incofer?

Mucha gente se me acercó ofreciéndome acompañarlos en una papeleta presidencial y todas las rechacé porque creía y me sentía comprometido con lo que estaba haciendo, pero mi panorama cambió. Ya no estoy en el Gobierno y la posibilidad de buscar otras formas de aportar algo al país y lograr hacer real mi vocación de servicio público seguramente me motivará a que participe en la política, la siguiente campaña. Dónde, cómo y con quién es lo que vamos a ir analizando conforme pasen las semanas.

¿Cómo se sintió cuando Luis Guillermo Solís tomó la decisión de decir que ya usted no seguía al mando del Incofer?

Cuando salió lo de la Contraloría era evidente de que cualquier posibilidad de mantenerme en el puesto se esfumaba y entonces no lo analicé demasiado. Pero espero que el Gobierno se comprometa a desarrollar el tren como lo dijeron en campaña.

¿Cuáles bolados le da a don Guillermo Santamaría, el nuevo presidente del Incofer, para que haga bien el trabajo?

En el Incofer hay que trabajar todos los días para conseguir los recursos necesarios para mantener a la institución, porque los recursos para cubrir las planillas, los trenes, el diesel y otros deben ser producidos por el Incofer.

¿Alguna anécdota que recuerde durante el tiempo que trabajó en el Incofer?

Una fue que las dos veces que hicimos los viajes de reconocimiento con dos expresidentes se descarrilaron los vagones de la prensa, otra fue recién empezando, en Limón, cuando un carro se brincó el alto y lo golpeamos. Luego la persona con la que chocamos nos contó que debido al susto que experimentó no pudo contenerse y dio del cuerpo en los asientos.

¿Cuáles fueron sus logros en estos nueve años?

Devolverle la vida al Incofer después de sacar los rieles que estaban enterrados. Volver a darle al país un enorme recurso que no estaba siendo utilizado.

¿De todo lo que se había fijado qué le faltó terminar?

El Proyecto de Modernización, el cual estuvo muy cerca de obtener el financiamiento.

¿ Qué dejó encaminado?

El estudio de factibilidad del tren entre Heredia y Alajuela, el cual quedó en fase constructiva con los recursos y materiales financiados para terminarlo.

No lo encontramos. En La Teja también tratamos de hablar con don Guillermo Santamaría, quien ahora es el nuevo presidente ejecutivo del Incofer, pero ignoró las llamadas y cuando lo fuimos a buscar nos dijo que no tenía tiempo para entrevistas esta semana.

título recuad

La Cruz Roja Costarricense junto con el Banco Nacional y Sirioscr.net ha habilitado en su página web (www.cruzroja.or.cr), una modalidad para que nacionales y extranjeros donen de manera electrónica para los afectados por el terremoto del 8 de enero.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: La locomotora está en pausa