| Familia y allegados de Johnny la pasaron tranquilos

Un día perico muy diferente

Muy diferente -quizá abismal a lo que imaginaron al inicio de la campaña- fue el día de las elecciones para los cercanos al candidato Johnny Araya.

A eso de las 6:30 a. m. se dejó ver la esposa del aspirante, Sandra León, quien salió a hacer ejercicio en bici cerca de la choza.

Dijo que ella y su esposo habían podido dormir bastante la noche anterior y lo primero que hicieron al despertar fue orar para pedirle a Dios sabiduría para el pueblo. Luego, Araya se quedó esperando los periódicos mientras León salió con una amiga a andar en bici y de una vez aprovechó para ir a votar al liceo Dobles Segreda.

A Jorge Pattoni le tocó dar la cara en la misa celebrada en la catedral metropolitana, pues Araya solo salió de la choza para emitir su voto y para acompañar a sus aspirantes a vices a dar el crayolazo.

“Creo que ir a misa o no, no tiene nada que ver con la relación espiritual con Dios”, dijo el candidato liberacionista al ser consultado.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Un día perico muy diferente