| asombroso artista chino

De su costilla sale el arte

Basta con una ojeada a sus “obras”, como un collar hecho con una de sus costillas, para darse cuenta de que He Yunchang es el artista chino más extremista, original y masoquista. Pero él solo se ha fijado un límite: seguir vivo.

Nunca se acuesta antes del amanecer. De mediana estatura pero musculoso, He Yunchang lleva la cabeza completamente rapada, salvo una mecha a la altura de su oreja izquierda. Su piel está surcada por cicatrices.

De apariencia tímida, sirve té a sus visitantes en medio del silencio roto por los maullidos de sus gatos que lo persiguen.

“Si vale la pena, paso mi seguridad a un segundo plano. Pero conservo las cosas bajo control, es crucial que no me mate”, confiesa con voz ronca acentuada por 120 cigarrillos diarios.

El ambiente se altera cuando He Yunchang se pone su famoso collar de oro macizo, engastado con un hueso de 23 cm de largo: una de sus propias costillas.

Sin ningún motivo médico, se sometió a una operación el 8 de agosto del 2008, una fecha que no fue elegida al azar, ya que ese día se inauguraban en Pekín las Olimpiadas.

El absurdo, la desnudez, la sangre, los golpes, las suturas forman el universo de este escultor, fotógrafo, pintor, quien está casado y es padre de un hijo.

El artista se hizo famoso a golpe de obras coloreadas con sangre.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: De su costilla sale el arte