| Niágara bajo cero

Un copo tamaño familiar

El fuerte invierno congeló la cubierta de las cataratas del Niágara convirtiendo esa maravilla natural en una enorme obra de arte frío que atrae a turistas de todo el mundo.

El río Niágara sigue fluyendo debajo de la capa de hielo, de modo que las cataratas no están totalmente congeladas. Sin embargo, el colchón de hielo cerca de la caída del agua y los árboles cercanos convertidos en estalagmitas las ha convertido en un espectáculo muy diferente.

Los árboles han quedado atrapados por una capa helada traslúcida de enorme belleza. Los turistas han vuelto para deleitarse con el espectáculo por segundo año consecutivo después de varios inviernos algo cálidos.

Una buen cantidad de visitantes llega al Parque Estatal de las Cataratas del Niágara, junto a las American Falls (del lado estadounidense), una de tres cascadas que componen el atractivo natural.

Y el espectáculo promete seguir deleitando a los turistas ya que las temperaturas cayeron a 22 grados centígrados bajo cero en las cataratas el viernes por la mañana.

Estas cataratas están en la frontera entre Estados Unidos y Canadá y tienen una caía de 51 metros.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Un copo tamaño familiar