| Fabiola Sánchez es la nueva cara del programa de Repretel

Una combatiente de los pies a la cabeza

Fabiola Sánchez puede presumir de que es una combatiente de los pies a la cabeza y no solo por ser la nueva ficha de Combate.

Esta joven, de 24 años, tuvo que enfrentar hace dos años la muerte de su hijo menor, Joel, y superar una depresión de la cual salió gracias a Dios, a su hijo mayor, Gael (5 años) y a su enorme espíritu de lucha,

Fabiola secó sus lágrimas, se mantuvo al pie del cañón y la vida le sonrió al darle la oportunidad de formar parte del programa de concursos Combate, que transmite canal 11 de lunes a viernes de 7 p. m. a 9 p. m.

Fabiola, quien vive en Tibás, debutó el lunes pasado con el equipo azul en sustitución de Tatiana Chavarría. Ella conversó ayer con La Teja para contar detalles del programa y de su vida.

–¿Cómo la recibió el público?

–Superbién, pero también he recibido comentarios negativos de la gente. No obstante, me han escrito muchos mensajes de apoyo en la página oficial del programa.

–¿Cómo maneja las comparaciones con Tatiana Chavarría?

–Yo no vengo a sustituirla. Yo vengo a jugar con mi estilo. Sé que ella era muy fuerte y por algo era la capitana.

–¿Con cuáles combatientes ha hecho más amistad?

–Con Rándall, Alonso y la “Chama” (Francis), ellos me han ayudado mucho, me dicen que tenga paciencia, que la primera semana siempre es difícil.

–¿Qué es lo que más le ha costado durante estos días de entrenamiento?

–Yo soy una mujer de retos y por eso creo que en los juegos me ha ido muy bien, pero las coreografías me han sacado las lágrimas. Yo soy arrítmica, pues ni en la escuela ni el colegio pude aprenderme los pasos de baile. Yo puedo bailar en una disco muy a mi estilo, pero estas coreografías que hay que hacer al inicio o durante el programa me tienen frustrada.

–¿Qué consejos le han dado los compañeros para que se aprenda las coreografías?

– Ellos me dicen que debo tener paciencia, que todos han pasado por eso las primeras semanas. Pero yo me frustro, tanto así que acabo de salir a respirar un poco de aire porque me pongo a llorar al ver que no puedo aprenderme los pasos.

–¿Antes había trabajo en algún canal de tele?

–No, nunca, ni modelado ni nada de eso. Solo había trabajado en tiendas y en casinos.

–¿Cómo ha manejado eso de estar frente a las cámaras?

–El día que entré tenía muchos nervios, me sudaban las manos y entré con lágrimas al estudio. Pero una vez que empecé a jugar estuve más tranquila, aunque claro, cometí algunos errores sé que con el tiempo los voy a corregir.

–¿Qué le ha dicho su hijo al verla en tele?

–Dice mi mamá que él lloró cuando me vio en tele y que decía ‘¡mamá linda!’.

Nos informaron que hace dos años murió su hijo menor. ¿Cómo superó esa dolorosa experiencia?

– Sí, murió justo el día de su cumpleaños, el 28 de abril. Al nacer no respiró bien y venía con otras complicaciones físicas. Fue un año de ir y venir al hospital y hubo días en los que no trabajé. Una vez pasé un día completo sin comer y otros dos sin dormir por estar al lado de él.

–¿Cómo enfrentó la muerte de su hijo?

–Yo estaba atada a él y sé que no moría porque yo no lo dejaba. Tenía la esperanza de que sanara aunque no respiraba por su cuenta, ya que necesitaba de un ventilador (máquina que lo dotaba de oxígeno). Le daban paros cardíacos con mucha frecuencia y no tenía movilidad, hasta que finalmente murió. Yo entré en depresión, era algo que hasta me impedía velar por mi otro hijo, estuve con esa tristeza como un año.

–¿Cómo salió de esa depresión?

–Por Gael, entendí que tenía que seguir adelante por él. Él es mi motor, él es mi todo. Entendí que era una mujer bendecida por Dios, porque tenía un ángel en el cielo y que debía ser una luchadora. La vida me ha pateado, y no sé porque si creo que soy una buena mujer, pero igual sigo luchando.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Una combatiente de los pies a la cabeza