| Asaltante le perdonó la vida por andar las fotos de sus hijos

Ser buen tata lo salvó

Andar las fotos de sus dos hijos, en el retrovisor del bus, salvó de la muerte a un chofer de la empresa Tapachula, de Escazú, la noche del sábado.

José Manuel Delgado Montoya, de 38 años, iba con ruta hacia Chepe cuando a eso de las 10:15 p.m. una pareja que aparentaban ser novios le hicieron la parada por las cercanías del puente en Bajo Los Anonos.

Minutos después el sujeto, de unos 25 años, se levantó y le advirtió que era un asalto.

“Me decía que no lo volviera a ver pero un toque hice a verlos por el espejo (retrovisor) y lo quebraron para que no les pudiera ver la cara. No sé si lo quebraron con la cacha del arma o con el cuchillo que andaba la muchacha”, relató la víctima.

Justo en el retrovisor don José Manuel andaba tres fotos donde salía junto a sus hijos Kimberly, de 19 y José David, de 7 años, a quien le dice de cariño “Pitty”.

Según contó al quebrarse el espejo una de las fotos que tiene la leyenda “Kim y Pitty los amo” se cayó al suelo. El ladrón al verla le advirtió que no lo iban a matar por ser un buen padre.

“Siga así me decía, si no lo mato”, recordó Delgado, quien es vecino de San Antonio de Escazú.

Novia cómplice. Don José Manuel comentó que él al principio no sospechó nada de la pareja que abordó el bus porque apenas se subieron empezaron a besarse de manera apasionada.

Cuando ambos se armaron de valor se vinieron hacia él, uno con un arma de fuego y la muchacha con un cuchillo.

“Como el partido estaba en lo más y mejor casi no llevaba pasajeros. Estaba haciendo mi última carrera”, señaló.

Mientras el hombre lo amenazaba para que entregara los billetes, la sospechosa recogía las monedas que llevaba en la esponja.

A parte del dinero, le robaron el celular, la billetera y el reloj.

Le devolvieron el celu. El chofer además recordó que antes de darse a la fuga, el ladrón le tiró el celular contra el bus y le gritó “tome esta porquería, no sea tan muerto de hambre”, todo porque andaba un humilde teléfono.

La víctima calcula que le robaron más de media teja porque aún no había entregado el dinero de todo el día.

“Mis hijos son como mis angelitos de la guarda, yo siempre ando esas fotos conmigo no para que la gente me felicite, sino porque ellos son los que me dan la fortaleza para seguir adelante, cuando ando agüevado vuelvo a verlos y le pongo al brete”, agregó.

Creo que...

Anasta

Jav... para LT

Afectada

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Ser buen tata lo salvó