|

“El Premio Nacional Puente Bailey”

Armando Broncas

Armando sí ha comido polvo en los huecos de Tiquicia.
Armando sí ha comido polvo en los huecos de Tiquicia.
ampliar

Desde el primer día de brete  como defensor del pueblo en “La Teja” siempre he recibido llamadas  de gente chiva por los distintos  huecos que se hacen a lo largo y ancho largo de Tiquicia, pero en las últimas semanas las llamadas de auxilio  no solo  han ido pa´arriba  sino que cada vez son más desesperadas. 

Y no es para menos, he tenido que pasar de los huequitos de barrios y comunidades a atender los cráteres que se han estado haciendo en las principales vías del país dejando a medio mundo atascado en presas interminables  todos los días.  Mientras tanto, los altos jerarcas del MOPT y el CONAVI se la pasan inventando parches pero no soluciones duraderas. Y me pregunto: ¿qué harían si no existieran los salvatandas puentes bailey para cualquier cosa? Parece que fue lo único que aprendieron si es que algún día fueron  a  la U. Me imagino que pronto declararán al   puente bailey como el Chunche Nacional, monumento a la creatividad y a la planificación.


Mientras tanto, la traqueteada infraestructura vial  seguirá  yéndose literalmente por el hueco, y es que según dicen algunos expertos  nuestras calles están, al menos, 20 años atrasadas y si a eso se le suman  los “negociazos” que los últimos gobiernos se han puesto a hacer con empresas de afuera  que nos dan por la jupa con los    peajes, al chile que nos están dejando en media calle.


Y es que si han durado lo que han durado con la bendita platina de la General Cañas, ahora con estos huecos es mejor que Laurita y el futuro presidente vayan coqueando a ver qué se inventan para aprovechar semejantes agujerotes, antes de que los ticos reventemos y agarremos a todos los políticos y los echemos en combo en cualquiera de estos cráteres.
Si son vivos, los podrían convertir en destino turístico internacional de nuestra nueva marca país y hasta pueden declarar a  los Hatillos un "Parque Nacional".


Otra opción es que el COMEX los aproveche para seguir estrechando relaciones comerciales con los chinos en viajes por dentro sin escalas vía hueco. Lo malo de esto es que fijo   algún vivazo  llenará de peajes la ruta.
 
Pero bueno, lo que importa compas es que yo sí sé que hacer con los huecos,   los empleados vagazos y los que quieren choricear carreteras nacionales  conmigo no pegaron.  Conmigo nada de vacas sagradas. La platina conmigo no dura ni una semana jodiendo y si no me la arreglan en ese plazo los echo por el hueco, porque con los huecos y las presas no esté lactando, mejor VOTE POR ARMANDO!

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Teja: “El Premio Nacional Puente Bailey”