| Dramática ejecución en irán

Vuelve a nacer en la horca

La posibilidad de perdonar al asesino de su hijo por primera vez le llegó a Samereh Alinejad en un sueño. Ese fue un mensaje que no quería oír.

Su hijo Abdollah Hosseinzadeh fue apuñalado en una pelea callejera en el 2007 cuando solo tenía 18 años. Él y su asesino, Bilal, eran conocidos y hasta habían jugado fútbol juntos.

Abdollah era el segundo hijo que Alinejad perdía. El menor murió a los once años en un accidente en moto.

Llena de dolor estaba decidida a colgar a Bilal, como dicta la justicia iraní. Pero a medida que la fecha de ejecución se acercaba, Abdollah le apareció en una serie de sueños que ella definió como muy reales.

“Diez días antes de la ejecución vi a mi hijo en un sueño que me pide no vengarme, pero no me pude convencer de perdonar. Dos noches antes de la ejecución lo vi en el sueño una vez más pero esta vez se negó a hablar conmigo”.

Samereh Alinejad reconoció que nunca tuvo la intención de salvar a Bilal, decisión que tomó hasta el último momento cuando ya Bilal estaba en la horca y ella pidió la cuerda para quitársela del cuello. Ese perdón de último momento fue un notable acto de humanidad y hoy la sufrida mamá es vista como una heroína, especialmente porque sus vecinos y familiares eran conscientes del dolor que había llevado en los últimos siete años.

Alinejad Abdolghani, esposo de Samereh, dijo: “Como representante legal de Abdollah, él tenía el poder de revocar la pena de muerte, pero había dejado esa responsabilidad a su esposa”.

La noche anterior a la ejecución no pudieron dormir. “Yo le había dicho a mi marido dos días antes que no podía perdonar. Mi marido me dijo, mira a Dios y vamos a ver qué pasa”. En la madrugada del martes, Samereh Alinejad estaba fuera de la prisión entre la multitud lista para la ejecución de Bilal quien tuvo un tormentoso recorrido hacia la horca, hasta que en el último segundo volvió a nacer...

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Vuelve a nacer en la horca