| Ráfagas destecharon casas, arrancaron árboles y destrozaron carros

Vientos siembran pánico

Los ventoleros de ayer mantuvieron a más de uno a puro té de tilo y valeriana por los destrozos que provocaron en diferentes partes del país.

Casas destechadas, árboles en el suelo, naves destrozadas y cables del tendido eléctrico en la calle son tan solo una probadita del fuerzón de la naturaleza.

Uno de los casos más rudos se dio a las 11 a. m., en barrio El Pilar de Vuelta de Jorco, Aserrí, donde la familia de don Juan Rafael Calderón tuvo que salir corriendo de la casa, ya que una ráfaga arrancó la mitad del techo y una de las paredes de la vivienda.

En Santa Ana, 75 metros al norte de la iglesia, la cosa también se puso peluda. Las ramas de unos árboles que estaban a la orilla de la calle cayeron sobre dos carros que transitaban por la zona. Los chuzos tuvieron serios daños en la carrocería.

Otras tres naves se vieron afectadas en Heredia por la caída de un árbol.

En San Carlos, a eso de la 1:20 p. m., las ráfagas arrancaron de raíz árboles de hasta diez metros de altura, lo que dejó blanquititicos a los vecinos.

El fenómeno estuvo acompañado por un tremendo aguacero que se extendió por media hora y que asustó mucho a los vecinos, quienes afirman que nunca habían visto un chaparrón tan intenso.

Hasta la emisora la Q’Teja estuvo fuera del aire por unos 15 minutos, debido a problemas causados por el viento en la torre de transmisión, ubicada en el volcán Irazú.

Expertos del Instituto Meteorológico Nacional explicaron que los ventoleros se deben a un sistema de alta presión proveniente de la costa caribeña, la cual además podría provocar lluvias de variable intensidad en diversas zonas del país.

Creo que...

Luz González

José María Jiménez

Carlos Hernández para La Teja

Vecina

Vecino

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Vientos siembran pánico