| Perdió la pierna derecha por un cáncer pero estará en procesiones

“Verónica” se apoya en la fe

Sofía Güemez Arrieta cumplirá este Viernes Santo una promesa apoyada en la enorme fe que tiene.

La muchacha, de 18 años, participará en dos procesiones en Guadalupe de Cartago y de esa manera le agradecerá a Dios tenerla con vida porque en el 2012 pasó momentos muy rudos.

Aquel año enfrentó la prueba más dura de su joven historia: en mayo le amputaron la pierna derecha debido a un cáncer en la rodilla. A pesar de eso no bajó la cabeza e intentó integrarse el año pasado a las procesiones de Semana Santa en las que ya había participado tres veces –dos como mujer piadosa y una en el juicio de Jesús– pero los médicos no le dieron permiso.

Con el velo de Verónica peregrinará Sofía por Guadalupe de Cartago. | JORGE CALDERÓN.
Con el velo de Verónica peregrinará Sofía por Guadalupe de Cartago. | JORGE CALDERÓN.
ampliar

“Después de la operación estuve como un año más con tratamiento de quimioterapia y no podía asolearme. Por eso hasta ahora podré cumplir la promesa”, explicó Sofía orgullosa de honrar su palabra ante Dios.

En las procesiones de la pasión y la del santo entierro usará un hermoso vestido rosado con un velo crema en la espalda.

Participar en esa actividades religiosas supone un esfuerzo grande porque debe utilizar una prótesis que le permitirá hacer el recorrido de casi un kilómetro en su barrio natal representando a la Verónica (ver recuadro).

“Cuando me canso de la prótesis, porque me maltrata la pierna, uso las muletas, pero el viernes la usaré. Ya he practicado bastante y no me ha costado terminar el recorrido. Además, no me da pena salir en público”, contó la brumosa.

Siempre apuntada. La familia de Sofía siempre ha sido católica por lo que la joven se acercó a ayudarles a las organizadoras de las procesiones desde que tenía 13 años.

“Mi abuelita, Cinthia Alicia Leiva, siempre colabora con la organización aunque por su edad no sale en los desfiles”, dijo “Sofi” a quien la enfermedad obligó a abandonar los estudios de secretariado que cursaba en el Colegio Vocacional de Artes y Oficios de Cartago (Covao), pero está sacando el bachillerato por madurez.

Además, y gracias a las clases de tarjetería y decoración para fiestas que le dieron las damas de Fundacáncer, ella se puede defender y ganarse la platita para pagarse los estudios.

Sofía no ha perdido la esperanza y mucho menos la fe. Pertenece a la Pastoral Femenina de la parroquia de Guadalupe de Cartago, donde les da clases de confirmación a los jóvenes.

También comparte su testimonio de vida con otros muchachos que batallan contra el cáncer y que son atendidos por la fundación en el Hospital Calderón Guardia.

“Muchos después de terminar el tratamiento no vuelven por acá. Yo más bien estoy muy agradecida con ellas (las damas de la fundación) por su apoyo y por eso motivo a otros”, explicó.

La mamá, Jenny Arrieta, y el novio, Jeancarlo, la admiran por la actitud que tiene frente a la vida y por ser tan solidaria.

Ella es un ejemplo para todos.

Creo que...

Jorge Eddy Solórzano

Jorge Calderón

Sacerdote

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Verónica” se apoya en la fe