| Hallan la copa que jesús usó en la última cena

Santísimo descubrimiento

Una copa expuesta en la basílica de San Isidro de León, en el norte de España, ha sido víctima de su éxito desde que unos investigadores han asegurado que se trata del Santo Grial, el legendario cáliz utilizado por Cristo en la última cena.

La basílica de San Isidro de León encierra desde los años 1050 “el cáliz que desde el siglo IV o V las comunidades cristianas de Jerusalén consideraban como el cáliz de la última cena”, convertido en mito a lo largo de los siglos, explica la profesora de historia medieval de la Universidad de León y coautora de la investigación, Margarita Torres.

Formado por dos copas de ónice (mineral usado en joyería), unidas por un nudo de oro ricamente adornado con piedras preciosas, la pieza era conocida hasta ahora como el cáliz de la infanta Doña Urraca, hija de Fernando I el Grande, rey de León de 1037 a 1065.

Pero el hallazgo en el 2011 de dos pergaminos egipcios, conservados en la biblioteca de la Universidad Al-Azhar de El Cairo, y tres años de concienzuda investigación permitieron a Torres y su colega José Miguel Ortega del Río afirmar que tras el cáliz de la princesa se oculta el Santo Grial.

Solo su parte superior, una copa romana de ágata (mineral), explica la historiadora, constituye la venerada reliquia que permaneció siete siglos en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén y que sería ofrecida por un emir de uno de los reinos árabes de la Península Ibérica a Fernando I El Grande, uno de los más poderosos reyes cristianos de la España de aquella época, para sellar la paz con él.

Los historiadores presentaron el miércoles su libro “Los reyes del Grial” y desde entonces, los curiosos han acudido en masa al museo de la basílica, donde se expone el cáliz. Víctima de su éxito, la pieza fue retirada el viernes para encontrarle un lugar más apropiado entre los muros románicos del templo, explica la gerente del museo, Raquel Jaén: “Estaba en una sala pequeñita y no podía apreciarse correctamente”.

Según los dos historiadores, solo en Europa existen alrededor de 200 copas presentadas como el Santo Grial. En su libro, desmienten la autenticidad de algunos de ellos, afirmando que su investigación se apoya en bases sólidas.

Subrayan también que, según los pergaminos egipcios, falta una esquirla en la copa de Cristo, que coincide con la que le falta al cáliz de Doña Urraca.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Santísimo descubrimiento