| Mujer compró ataúd hace tan solo una semana

“Rox” presintió la muerte

Allan González no podía creer ayer que su amiga Etilma Roxana Anchía, de 39 años, falleciera pues hace solo una semana la pasó molestando porque ella había comprado un ataúd.

La mujer, conocida por sus amigos como “Rox”, fue una de las seis víctimas del fatal accidente en las cercanías del río Jesús María, en Puntarenas, la tarde del domingo.

“La semana pasada vino al barrió una gente de una funeraria que estuvo ofreciendo varios paquetes. Ella pidió un ataúd y dijo entre risas ‘deporsí yo ya casi me muero’”, dijo González, quien recordó las palabras llenas de premonición de su vecina.

Según González, Roxana le pidió que si ella se moría no se les ocurriera llevarle flores de muerto, pues solo quería rosas rojas, ya que eran las que más le gustaban.

“Nos advirtió que cuidado nos íbamos a poner a llorarla”, comentó el vecino.

Amaban los perritos. Para doña Iris Zeledón, otra de las vecinas, las tardes no volverán a ser las mismas. Ella nos contó que a diario se sentaba en la cancha del barrio a hablar por largos ratos con los tres angelitos fallecidos en el accidente y con la chiquita que está grave en el hospital.

“Disfrutábamos montones. El domingo antes de irse para el puerto los chiquitos vinieron a enseñarme las tortillas y el salchichón que iban a llevar, estaban felices por el paseito”, dijo Zeledón.

La mujer nos contó que unos días atrás una perra tuvo cuatro cachorritas y entre todos los angelitos hicieron una casita de latas para que no se mojarán.

“Estaban ilusionados cuidando a las perritas. Yo las voy a cuidar por ellos, y más adelante las voy a dar en adopción. Ellos las protegían mucho, es un golpe muy duro ya no verlos corretear por el barrio, todos los fallecidos eran muy buenas personas”, concluyó Iris con tristeza.

Creo que...

Allan González

Iris Zeledón

Julia Miranda

Shirley Vásquez

Amigo

Vecina

Vecina

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: “Rox” presintió la muerte