| Estafador se cargó de plata en un museo

Ratón cuidando el queso

Un estafador checo que se escapó de prisión en el 2013 utilizó una identidad falsa para convertirse en el director económico de un museo de Praga, al que acabó robando 370.000 euros antes de darse a la fuga. El autor del robo, Vladimir Prokop, ya había sido condenado en el 2009 a siete años de cárcel por estafar más de 350.000 euros destinados a fines caritativos.

El estafador huyó de la prisión de Hradec Kralove, situada a unos 100 kilómetros al este de Praga, y se hizo con una identidad falsa con la que ganó un concurso público como economista para llevar las cuentas del Museo Nacional de Agricultura de la capital checa, del que desvió 370.000 euros.

El fugitivo, de 44 años, actuó con el nombre falso de Libor Liska, y envió 166.000 euros a la cuenta de su cómplice, una mujer, según informó el portavoz policial Tomas Hulan.

La mayor parte del dinero desviado no se ha podido rastrear, según Hulan, aunque hay indicios de que se disponía a estafar otros 62.900 euros.

Tras una denuncia, la policía llegó a las oficinas del museo, y cuando el estafador advirtió la presencia de los agentes logró huir por la intrincada red de pasillos del edificio. El historial delictivo de Prokop muestra que fue hallado culpable en diez ocasiones, la última vez por estafar a la Iglesia Husita, donde trabajó desde el 2008 y a la que robó más de 350.000 euros, procedentes de donativos del extranjero.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Ratón cuidando el queso