| Robonauta “vive” en la estación espacial

Piernas de regalo

Robonauta, el primer humanoide en el espacio, recibirá por fin unas piernas.

Durante tres años se las ha tenido que arreglar de la cintura para arriba. Este nuevo par de piernas significa que el robot experimental –que ahora está en un pedestal– va a tener movilidad en la Estación Espacial Internacional.

“Las piernas van a ampliar realmente los horizontes del robot”, dijo Robert Ambrose, del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston.

Es el nuevo paso importante de la agencia en sus esfuerzos por desarrollar ayuda de robots para los astronautas. Con piernas, el robot de 2,44 metros de estatura va a poder trepar por cualquier parte de la estación, hacer labores de limpieza y agarrar objetos.

Las piernas de Robonauta están empacadas a bordo de una nave lanzada el viernes con más de un mes de retraso. Fue el cuarto embarque de la compañía privada a la estación y estaba previsto que llegara ayer.

La cápsula Dragon de Space Exploration Technologies Corp. llevaba unas dos toneladas de suministros y experimentos, además de las piernas de Robonauta.

Hasta que una mochila con batería llegue en otro embarque este año, el robot necesitará un cable para utilizar las piernas, lo que limitará el área de prueba al sector estadounidense de la estación.

Cada pierna –de unos 1,45 metros de longitud– tiene siete articulaciones. En lugar de pies, cuentan con agarres, cada uno con un foco, una cámara y un sensor para generar mapas en tercera dimensión.

El desarrollo de las piernas costó $6 millones y se requirieron otros $8 millones para construirlas y probarlas. Robonauta se desplazará lentamente: apenas centímetros por segundo. Si el robot choca con algo, hará una pausa. Un buen empujón lo apagará.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Piernas de regalo