| Médico que opinó sobre el milagro desea vivir momento histórico

A PELLEJEARLA EN ROMA

Al doctor Mariano Ramírez lo buscaron en el tiempo de las verdes y ahora él se la jugará solo en el tiempo de las maduras.

Este ginecólogo y oncólogo tuvo que hacer de “médico del diablo” en el proceso de verificación del milagro que supuestamente le hizo Juan Pablo II a Floribeth Mora y ahora que la cosa se puso bonita se quedó botado.

A este vecino de Pavas no lo sumaron en la comitiva costarricense que estará frente al papa Francisco el próximo 27 de abril, día de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

Sin embargo, don Mariano viajará solitico a Roma y pulseará ser reconocido por los integrantes del tribunal del Vaticano que se encargaron de llevar el proceso del milagro tico para que lo dejen pasar a la primera fila.

“No podía perderme este momento tan especial en la historia del mundo, así que iré con mucha fe y yo sé que me van a reconocer apenas me vean”, dijo el señor, de 79 años.

Según dijo Daniel Blanco, canciller de la Curia Metropolitana, a don Mariano lo tomaron en cuenta para la primera parte del proceso, pero no estaba contemplado que viajara a la canonización.

“No se definió un grupo para esto, aparte de Floribeth y el esposo no se le dio campo a nadie más porque ellos son los protagonistas directos en el milagro. Todos los demás van por cuenta propia”, explicó Blanco.

A don Mariano le tocó juzgar y analizar fríamente todo lo que había alrededor del caso de Floribeth Mora: la enfermedad, la familia y el supuesto milagro, en ese tiempo no confirmado todavía.

“Yo tuve que cuestionarlo todo, verificar las cosas, escuchar a los testigos y después dar mi opinión profesional al respecto”, confirmó Ramírez, quien participó junto al Tribunal del Vaticano desde el 20 de noviembre hasta el 4 de diciembre del año 2012.

Ahora que la canonización está a la vuelta de la esquina el médico no quiere perderse el fruto de su trabajo, así que hará maletas para jalar este martes para estar en la santa pelota.

“Llevo una maleta pequeña con tres trajes de gala, una mudada de ropa casual, un par de zapatos negros y una virgencita de los Ángeles que quiero dejar en la basílica de San Pedro. Además, llevo un álbum con fotos de todo el proceso donde yo participé por aquello que no se acuerden”, detalló el doctorcito, quien se quedará en un hotel a tres kilómetros de la plaza de San Pedro.

Está rudo. El padre Mauricio Víquez viajará a la canonización para hacer algunas entrevistas para el canal católico EWTN y asegura que para don Mariano será un toque rudo conseguir un campito preferencial.

“Llegarán miles de personas de todo el mundo, esa plaza estará a reventar y será un poco difícil cumplir con esa misión que se propuso, pero si él tiene fe y va con la ayuda de Dios todo puede pasar”, expresó el padrecito.

Se la juega. Don Mariano habla muy bien italiano así que no estará tan perdido, pero sin duda tendrá que pellejearla bastante para que lo atiendan como merece; si no lo reconocen estará “ofe” y tendrá que acomodarse en un rinconcito como todos los demás.

“Yo quiero hacer este viaje porque soy creyente católico, pero también como un homenaje a mi esposa, quien murió hace unos meses. Ella estaba muy orgullosa del trabajo que hice en el caso de Floribeth y yo sé que quisiera que yo estuviera en Roma ese día”, expresó el médico.

Esperamos que le vaya bien a este tico que en algún momento le tocó ser el malo de la película y que ahora irá en una santa aventura.

Creo que...

Anast..

Anast..

Ja... para LT

Afe..

Afe..

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: A PELLEJEARLA EN ROMA