| La Venus de Hohle Fels descubierta en alemania

Mujer erótica de 40.000 años

La mujer erótica más antigua del mundo fue exhibida ayer.

Se trata de la Venus de Hohle Fels, quien está en el Museo de Prehistoria de Blaubeuren, Alemania.

Esta es la estatuilla humana más antigua conocida, con senos y partes íntimas desproporcionadas, tallada en marfil de mamut y datada de hace unos 40.000 años.

Fue descubierta en una cueva del Schwäbische Alb, región montañosa al sur de Alemania.

De esa forma los arqueólogos descubrieron la más antigua representación artística de un ser humano.

El objeto hallado por el equipo del arqueólogo Nicholas J. Conard, de Tübingen, revoluciona nuestra concepción de la vida y del arte de los cazadores de la Edad del Hielo.

En la cueva de Hohle Fels (en alemán, “roca hueca”), cerca de la localidad de Schelklingen, el equipo descubrió en setiembre del año pasado un total de seis fragmentos de marfil de mamut.

Después de limpiarlos y unirlos resultaron ser una figura femenina de unos seis centímetros de alto. Solo faltan el brazo y el hombro izquierdos. Los fragmentos se encontraron, separados por pocos centímetros, a aproximadamente tres metros de profundidad debajo del suelo actual de la cueva, en una capa que, según Conard, apunta a una edad de al menos 35.000 si no de 40.000 años. Con ello, la “Venus de Hohle Fels” no sólo parece ser la más antigua figura femenina, sino la más antigua representación de un ser humano.

Los rasgos sexuales están muy destacados.

Los pechos, demasiado grandes con relación al cuerpo, y la zona púbica escrupulosamente trabajada. Según Conard, indudablemente hay que ver la figura en relación con temas de fertilidad y procreación. Pero el arqueólogo de Tübingen no quiere ir más lejos con sus interpretaciones.

“Yo no estuve allí hace 40.000 años”, dice, recalcando la gama increíblemente amplia de posibles intentos de interpretación. Falta la cabeza, y en lugar de ella hay un pequeño agujero.

Probablemente la figura se llevaba colgada del cuello como un talismán. Diversas líneas que surcan el cuerpo de marfil tal vez representen un vestido estilizado. Lo que está claro es que para tallar una figura así se necesitaban muchas noches de invierno, herramientas de piedra muy afiladas y una gran habilidad, además de dedos dotados de una fuerte musculatura.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Mujer erótica de 40.000 años