| Miles llegaron a la “joya”

Madrugada celestial

Lilia Jiménez, Marta Rodríguez y Ana Cecilia Rodríguez llegaron bien tempranito al Estuche Nacional donde, la noche del sábado y la madrugada del domingo, se realizó una vigilia para presenciar la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

Las tres josefinas aprovecharon la ocasión para agradecer a Dios por la recuperación de doña Marta, quien se quebró un tobillo y se recupera de un cáncer.

“Es una linda ocasión para compartir y para celebrar esta fiesta donde dos papas muy queridos serán santos. También venimos a agradecer a Dios porque me estoy recuperando de estos quebrantos de salud”, confirmó doña Marta.

Las puertas del estadio se abrieron a las nueve de la noche y rápidamente 30 mil personas lo llenaron hasta el copete. Un total de 35 grupos y ministerios musicales de todo el país se presentaron. Además, el padre Sergio Valverde realizó una misa muy especial debido al nombramiento que llevó a la santidad a dos de los papas más importantes y queridos por los creyentes católicos.

A las dos de la madrugada se transmitió, por pantallota gigante, la esperada ceremonia que se realizó en el Vaticano. Allá estuvo presente la mujer milagro, Floribeth Mora.

La vigilia en el Estuche Nacional fue todo un éxito, gracias a los católicos costarricenses que le robaron tiempo a la almohada para ponerse más cerca de Dios.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Madrugada celestial