| Blancos empataron en casa con el Valencia

El Madrid la dejó ir

El Valencia completó una jornada repleta de sorpresas y asaltó el Santiago Bernabéu con un empate frente al Real Madrid (2-2).

Las sorpresas del Getafe (empató 2-2 con Barcelona) y del Levante dieron un interés imprevisible a un campeonato que parecía tener un dueño: el Atlético de Madrid.

Su derrota por 2-0 ante el Levante le abrió una puerta a los blancos, que llegaron a una cita importantísima y sacando caja después de arrasar al Bayern de Múnich en Alemania, en la Champions.

Había mucho en juego en un partido que aparentemente iba a ser tranquilo para los merengues, debido al revés que sufrió el Valencia en la Liga Europa.

Con un once titular sin el croata Luka Modric por lesión, sin Ángel Di María, en el banquillo, y sin Pepe, en la grada descansando, Carlo Ancelotti sacó al césped a Asier Illarramendi, Alarcón y Varane.

Illarramendi e Isco, dos candidatos para sustituir a Xabi Alonso en la final de la Liga de Campeones, necesitaban presentar sus credenciales para convencer pero no lo hicieron. El comienzo de Illarramendi fue para el olvido. Un resbalón con una pérdida de balón sacó a relucir los nervios de un jugador que no ofreció muchas garantías de asumir el juego en una final .

Sin Di María desde el inicio, su empuje se notó y pocos corrieron como lo hicieron en la eliminatoria ante el Bayern. No se vio la misma intensidad en el equipo, bastante tímido a la hora de presionar a los jugadores del Valencia.

Al final del primer tiempo, el francés Jeremy Mathieu castigó al Madrid con un cabezazo, luego de un tiro de esquina en el que Diego López se quedó clavado y Varane falló en la marca.

En la segunda parte, Ancelotti mandó al campo a Di María para dar más electricidad a un equipo que parecía contagiado por las derrotas del Barcelona y del Atlético. Lo consiguió a medias, porque la reacción inicial, con el empate de Sergio Ramos, la frenó Dani Parejo con el segundo tanto visitante.

El tanto de Parejo trajo desconcierto al Real Madrid y sólo podía ganar, ya no valía ningún sistema. Esa situación dejó muchos espacios para el Valencia y la situación fue crítica.

El equipo de Ancelotti contó con pocas ocasiones para intentar la remontada y casi todas las frenó Diego Alves, que fue un muro en el que chocaron muchas de las intentonas madridistas de conseguir el deseado premio de acercarse al título de Liga.

Cristiano acercó el milagro con un acrobático pepino -a media altura y de espaldas-, que sirvió para empatar un choque que se volvió más loco de la cuenta.

Al final, la victoria no llegó y el Valencia completó el trío de sorpresas de la jornada.

El resumen del fin de semana es claro: el Atlético de Madrid depende de sí mismo para ganar el título.

liga española

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: El Madrid la dejó ir