| El FBI no la pega con asesino múltiple

Loco desapareció a la familia

William Bradford Bishop, Jr. tiene el récord de seguir siendo integrante de la lista negra de los 10 fugitivos más buscados por el FBI, desde hace casi 40 años.

Las autoridades de EE.UU. han fracasado en su intento de cazarlo por los brutales asesinatos de su esposa, madre y tres hijos en Maryland.

Hasta $100 mil (más de ¢50 millones) se ofrecen de recompensa por información que conduzca directamente al arresto de Bishop, un exempleado muy inteligente del Departamento de Estado.

Los investigadores creen que puede estar oculto a simple vista, es decir, que lleva una vida normal. Los carteles muestran cómo lucía en la década de 1970 y por computadora lo envejecieron a sus 77 años.

Bradford, nacido el 1 de agosto 1936, fue un oficial del Servicio Exterior que ha estado prófugo desde el asesinato múltiple a principios de 1976.

Después de su graduación de Yale, en 1959, se desempeñó 4 años en la contrainteligencia del ejército. Habla con fluidez cinco idiomas: inglés, francés, serbocroata, italiano y español.

En 1976 él, de 39 años, y su esposa Annette, de 37 años, quienes tenían tres hijos de 5, 10 y 14, estaban muy contentos por un posible ascenso laboral.

En ese momento Bradford estaba usando un medicamento llamado Serax, que puede ser adictivo. La tarde del 1 de marzo de ese año se enteró de que no recibiría el nuevo puesto. Le dijo a su secretaria que no se sentía bien y salió del trabajo temprano.

De camino a casa compró un martillo de bola y una lata que llenó en una gasolinera.

La Policía cree que utilizó el martillo para matar primero a su mujer, y luego a su madre cuando regresó a casa y, finalmente, a sus tres hijos en sus camas.

Con los cuerpos cargados en una camioneta condujo alrededor de 6 horas y en una zona boscosa cavó un agujero poco profundo en el que metió los cuerpos, los roció con gasolina y les prendió fuego.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Loco desapareció a la familia