| Ladrones se llevaron al hijo, el carro y hasta las pichingas de gasolina

Familia vivió ocho horas de angustia

La familia Morales vivió ocho horas de angustia después del robo que sufrieron en la casa y en el que unos “bichos” se llevaron al hijo.

La alerta se dio el lunes a las 5:20 de la tarde, en una finca ganadera en la comunidad de Ceibo de Pococí, ubicada a ocho kilómetros de Barra del Colorado.

Don Roberto Morales, dueño de la vivienda, nos contó que cuando llegó a la casa su hijo de 20 años no estaba, el portón que siempre dejan abierto estaba cerrado y no había ni rastros del carro familiar.

“Desde que llegué había algo extraño, empecé a buscar a mi hijo y no estaba, al entrar a la casa se habían llevado el menaje y algunas herramientas, chapeadoras y pichingas de gasolina”, comentó el afectado.

La familia alertó a las autoridades, por lo que se armó un tremendo operativo policial por la zona para tratar de encontrar al muchachito, quien es experto en reparar computadoras.

Pasadas las dos de la madrugada de ayer, la Policía recibió información de que el auto andaba en la calle que va de La Rita a Cariari.

Los oficiales encontraron el carro que era conducido por el joven, junto con todas las cosas robadas de la vivienda.

“Mi hijo estaba como desorientado, muy asustado, no ha podido explicar lo sucedido. En la parte de atrás estaban las cosas robadas, fue muy angustiante lo que nos sucedió, pero estamos contentos de que esté bien”, dijo don Roberto.

El muchacho fue valorado por la Cruz Roja mientras que el caso será investigado por los agentes del OIJ.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Familia vivió ocho horas de angustia