| Colegiales la agarraron contra la policía después de perder un juego de baloncesto

Derrota los calentó

La Policía de Tucson lanzó aerosol pimienta a cientos de aficionados que tomaron las calles y arrojaron botellas de cerveza y petardos a los oficiales después de la derrota de la Universidad de Arizona en el torneo de baloncesto colegial.

No se informó de lesionados entre los agentes ni los aficionados durante los desórdenes, del sábado en la noche, pero 15 personas fueron detenidas por resistirse al arresto, alterar el orden público y congregarse ilegalmente, dijo el sargento de la Policía de Tucson, Pete Dugan.

De los detenidos, 14 quedaron en libertad y uno fue enviado a la prisión del condado de Pima. Según Dugan, se arrestó a quienes mostraron hostilidad hacia los policías. La calle fue despejada y la multitud se retiró en las últimas horas de la noche del sábado.

Numerosos aficionados salieron de bares y restaurantes cerca de la escuela, llenaron el bulevar University al final del partido y rehusaron dispersarse a pesar de los llamados que se les hizo mediante altavoces fijos y las redes sociales.

A ellos se les indicó que la reunión era ilegal.

La Policía envió patrullas y una unidad de agentes provistos con macanas, cascos y máscaras para bloquear la calle.

Las personas comenzaron a lanzar botellas de cervezas, latas y petardos que dieron contra los vehículos policiales y pusieron en peligro a los oficiales.

“Los policías lanzaron aerosol pimiento, granadas y bolas de pimienta que dispersan la sustancia irritante al romperse”, dijo Dugan. No se utilizó gas lacrimógeno a pesar de algunas versiones.

El testigo David Kitaeff dijo que el incidente comenzó inocentemente cuando la gente tomaba fotos, pero después “algunas personas se interpusieron de frente a los policías”.

Arizona perdió el sábado en tiempo extra 64-63 ante Wisconsin en la final de la Región Oeste del baloncesto colegial en Anaheim, California.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Derrota los calentó