| Equipo Papa Francisco igualó en su primer partido oficial

Debut celestial

Con cierta malicia indígena para el uso de las palabras, un hincha en la tribuna cantó feliz: “Árbitro, querido, te queremos como amigo”, mientras alzaba un ramo de olivo en el debut del equipo de fútbol Papa Francisco, que terminó con empate y cuatro expulsados.

El cántico lo impuso José Casimiro, mientras en la cancha abundó la pierna fuerte, así que el árbitro mostró cuatro veces la tarjeta roja, dos a jugadores de Papa Francisco, equipo creado hace seis meses en honor al Sumo Pontífice. El equipo igualó 2-2 ante Trefules por una liga menor de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).

“En verdad yo soy hincha de River, pero hoy vengo a alentar a los dos equipos por igual; soy amante del buen fútbol y de la no violencia”, dijo Casimiro, de 35 años, uno de varios espectadores que portó ramos de olivo en tribunas, en las que no había bombos y ni siquiera banderas de apoyo.

Lejos de la violencia de las barras bravas que suelen meterse en las canchas argentinas, el minúsculo grupo de “barras santas” que rodeaba a Casimiro formaba parte de unas 150 personas y dos perros que paseaban por allí. Todos fueron testigos del debut de Papa Francisco en un campo municipal de Luján, 60 kilómetros al oeste de la capital argentina.

“Nuestro lema es nada de barras bravas, ni violencia, ni insultos”, dijo el presidente de Papa Francisco, Jorge Ramírez, de 26 años y que trabaja como vigilante privado.

Mientras los perros ladraban, nubes negras de lluvia y el viento levantaron los papeles que minutos antes saludaron a los equipos.

Entre goles y expulsados, Ramírez habló al borde de la cancha desde donde se podían divisar las cúpulas de la basílica de Luján, lugar preferido por cientos de miles de creyentes que se dirigen en peregrinación cada mes de octubre, y que el propio Jorge Bergoglio dirigió por muchos años como Arzobispo de Buenos Aires.

“El santo del sur”, como se apoda al equipo, participa de la liga regional de Luján, una especie de sexta división del fútbol argentino de la que forman parte 17 equipos.

Los cuatro primeros seguirán adelante para medirse con ganadores de otras ligas equivalentes, con el objetivo de ascender a un nivel superior. Varios de ellos hasta podrían codearse, en un par de años, con Boca Juniors, River Plate y San Lorenzo. El papa es hincha de este último equipo.

No había ni curas, ni monjas, ni obispos en el debut de Papa Francisco, cuyos jugadores lucían una casaca con los colores de la bandera de la Ciudad del Vaticano: blanca con rayas amarillas y negras. Como curiosidad, Trefules (equipo rival) tenía camiseta roja, el color con el que se identifica al diablo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Debut celestial