| Manudo vivió un intenso lunes

Combinó las dos pasiones

Ángel Arce es un alajuelense de 21 años que este lunes combinó sus dos pasiones: la Liga y la velocidad.

Al igual que muchos otros este vecino de Poás se apuntó a echarse el primer round de la final del clásico del fútbol nacional en el autódromo La Guácima, para no traicionar a ninguno de sus dos amores.

Arce tenía un ojo en la pantallota que transmitía la mejenga y el otro en la pista, para no perderse tampoco los chuzos que metían el chancletazo. Así se la tiró rico con un grupo de compas.

“Venir acá siempre es vacilón y hoy (lunes) aprovechamos para ver el clásico con los compas. Se armó la pelota entre todos los del pueblo, entonces uno la pasa bonito”, comentó Arce.

Agregó que si se hubiera quedado en la choza o jalado a otro lado, no hubiera disfrutado tanto como lo hizo en La Guácima.

Contó que si el cierre de la final en el Saprissa fuera el lunes, también haría lo mismo.

“Vine con la confianza de ver buenos chuzos en la pista y de ver a la Liga ganar. En la otra mejenga nos llevamos eso”, dijo el fiebrazo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Combinó las dos pasiones