| Chofer de bus quemado en colombia usó gasolina de contrabando

Chambonada inició el infierno

En Colombia agarra fuerza la hipótesis de que una imprudencia del chofer habría iniciado el incendio del bus en el que murieron el domingo 32 niños.

El conductor, detenido este lunes, habría manipulado un recipiente de gasolina de contrabando para intentar encender el vehículo, que circulaba ilegalmente y sobrecargado.

La versión de una niña sobreviviente coincide con la hipótesis que manejan las autoridades.

“(El conductor) se bajó del bus para echar gasolina y todos los niños estábamos arriba. De un momento a otro el bus comenzó a echar chispas, en ese momento el chofer salió corriendo a buscar agua y después se fue”, le dijo a la prensa local una niña de 11 años.

“Yo partí el vidrio de la ventana y saqué a mi hermana, pero no pude salvar a mis otros dos hermanos”, agregó la niña.

Se entregó. Las autoridades esperaban ayer que el conductor ofreciera su versión del accidente. Esto, luego de que se entregara a la Policía en medio de la persecución que los mismos familiares de las víctimas habían emprendido en su contra y que llevó a que su casa fuera apedreada.

El conductor del bus, cuya identidad no ha sido divulgada, carecía de licencia de conducción y transportaba además a 52 menores, superando el cupo permitido para ese vehículo.

“La comunidad está de luto. Tenemos 32 niños que resultaron incinerados, son 32 niños muertos, y otros 20 que fueron remitidos a hospitales”, dijo Luz Stella Durán, alcaldesa de Fundación, la localidad del departamento de Magdalena, donde ocurrió el accidente.

Los niños –con edades comprendidas entre tres y doce años, según la Fiscalía– habían asistido a un servicio religioso dominical e iban de vuelta a sus casas cuando se desató el incendio.

La mayoría de los menores heridos tienen quemaduras muy severas.

“Tengo roto mi corazón... murió mi nieta y seis sobrinos y resultaron heridos dos sobrinos más”, dijo Nelson Tapias, un comerciante de 54 años.

El abuelo de Luisa Fernanda Tapias, una de las víctimas, recordó que a sus familiares los recogieron antes de las nueve de la mañana para llevarlos al culto. “Cuando regresaban pasó lo que pasó”, lamentó.

Los equipos de socorro retiraron los cuerpos calcinados de los restos del bus y los enviaron al Instituto de Medicina Legal de Barranquilla.

La alcaldesa Durán anunció también un duelo de tres días y la prohibición de tomar alcohol.

La ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, dijo que las investigaciones señalan que el autobús no estaba habilitado desde el 2012 para prestar ningún tipo de servicio, por lo que es un vehículo ilegal y sin seguro.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Chambonada inició el infierno