| Blanquiazules no ganan desde hace diez fechas / gritos de racismo reaparecieron en el fello Meza

Cartaguito es una bruma

En Cartaginés ya no se acuerdan cómo ganar sobre todo despues de empatar 1-1 contra Limón ayer, en el Fello Meza, con lo que acumuló diez fechas sin celebrar.

Durante la primera parte, los brumosos encontraron las mejores opciones y machacó una y otra vez sobre el marco limonense, pero sin éxito.

Al cierre de la inicial, un cabezazo de Andrés Lezcano se estrelló en el palo. El “uuuyyyy” fue lo único que quedó en la afición local.

Muy movido. El complemento fue bastante socado. Apenas en el primer minuto de juego Kevin Vega derribó a Fabián Rojas en el área. El árbitro pitó penal y Diego Díaz mandó adentro. ¡Gol de Limón!

Con el pepino, Cartaguito se puso tenso y los fantasmas de las mejengas sin ganar se le vinieron encima. Para colmo se quedó con 10 por la expulsión de Paolo Cardozo.

Javier Delgado encontró mejoría para su equipo con los ingresos de Paolo Jiménez, Erick Scott y Randall Brenes.

El “Chiqui” fue quien se aprovechó de un gran pase de Bryan Vega para vacunar a Román Arrieta, a los 67 minutos.

Los porteros también se jugaron un partidazo. El papero Wardy Alfaro le hizo dos tapadones a Mayron George.

El meta salvó el empate a los 90 minutos con un tiro libre que le sacó al artillero limonense.

Los brumosos se van en ganas e ímpetu, pero la gran presión por el triunfo les puede estar pasando la factura, tal como lo dijo el “Chiqui” después de la mejenga.

El encuentro ante los caribeños fue bueno en términos generales, aunque nuevamente los gritos de racismo a los jugadores de Limón mancharon la calidad del compromiso entre ambos clubes.

Limón quedó quinto con 19 puntos y Cartaguito octavo con 16.

Más insultos

Corría el minuto cuatro de la segunda parte cuando algunos aficionados brumosos confundieron el fútbol con los insultos lo que motivó que el árbitro Andrés Alpízar detuviera el juego.

El limonense Edder Nelson se disponía a realizar un saque de banda, pero se tuvo que apartar del lateral por los gritos de algunos pachucos que le decían cosas por causa del color de su piel, situación que denunció al réferi.

Tras constatar que efectivamente los insultos se produjeron el partido se suspendió por unos cinco minutos, en un estadio donde no es la primera vez que suceden estas acciones.

Como no fue posible identificar quiénes ofendieron al jugador no se sacó a nadie del estuche, pero la Policía sí se metió a la gradería para evitar que los insultos racistas se repitieran .

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Cartaguito es una bruma