| Lee spearman es un valiente y un sobreviviente

Bacteria asesina fracasó

Si hay una historiadramática e inspiradoras esa es la de Lee Spearman, su familia y los trabajadores de salud del centro First Step Therapy, en Wilmington, a quienes ha sorprendido.

Ellos han tratado de salvarlo de una misteriosa bacteria que atacó su cuerpo y que hacía que la sangre no le llegara a sus extremidades, lo que obligó a ser hospitalizado en diciembre del 2013.

La infección dio como resultado que tuvieran que amputarle ambas piernas por encima de la rodilla y que perdiera todos los dedos de la mano izquierda.

Su cuerpo físico ha sido parcialmente mutilado pero su espíritu está intacto y lleno de vida.

Spearman ha dedicado su vida al servicio de los demás como misionero y con su esposa Nikki se dedican a criar cinco hijos, propios y adoptados.

Poco después de que fue golpeado por la infección antes de la Navidad pasada, los médicos lo pusieron en coma inducido.

Nikki, la luchadora esposa, había aceptado la posibilidad de que, como ella misma decía, Lee pasaría la Navidad en el cielo.

Para sorpresa de médicos y familiares, el valiente hombre se recuperó.

Sin embargo, ganarle la batalla a la muerte tiene un precio muy alto. Por eso hoy médicos, enfermeras, fisioterapeutas y la familia ayudan a Lee a aprender las habilidades que necesita para seguir adelante.

Y seguir adelante para este hombre con piernas ortopédicas y las manos destrozadas es ayudar a otras personas, eso es lo que le da verdadero significado a su existencia.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Bacteria asesina fracasó