| Histórica suspensión de corrida de toros

Arena sangrienta

Los asistentes a la corrida de la tarde del martes en la plaza de las Ventas de Madrid vieron como los tres matadores resultaban heridos uno tras otro obligando a una “suspensión histórica” del festejo, algo que no ocurría en esa plaza desde 1979. Esta corrida, que formaba parte de los festejos de la feria de San Isidro madrileña, una de las más prestigiosas del mundo, se terminó tras la muerte del segundo toro de la tarde, cuando todavía faltaban cuatro por lidiar.

El primer diestro, David Mora, recibió dos cornadas, una de ellas con una trayectoria ascendente de 30 cm que produce arrancamiento de la vena femoral y colaterales, con destrozos en el músculo cuadriceps.

El animal atropelló al torero de forma violenta, y aún tuvo tiempo de volver sobre su presa, a la que prendió y volteó de forma terrorífica. El torero siguiente, Antonio Nazaré, resultó también herido, de forma menos grave, frente al segundo astado. Sufrió un “traumatismo en la rodilla derecha con probable lesión de ligamentos”.

Entonces salió el tercer matador, Saúl Jiménez Fortes, para lidiar este segundo toro. Recibió dos cornadas, aunque logró matar al toro antes de dirigirse a la enfermería, donde los médicos confirmaron dos heridas de 10 cm en el muslo derecho.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Arena sangrienta