| Papa francisco se mandó rudo contra los sacerdotes sátiros

Abusos son como “una misa negra”

El papa Francisco habló como siempre, franco, sin tabúes pero con prudencia de temas sensibles de la Iglesia como el abuso infantil y el celibato de los curas, respondiendo a las preguntas de los periodistas en el avión que lo trasladó de Jerusalén a Roma, después de su viaje a Tierra Santa.

El pontífice calificó que los abusos sexuales cometidos por religiosos contra niños son como “una misa negra” porque los niños “buscan la santidad” de Dios cuando acuden a las iglesias, y “estos sacerdotes traicionan al Señor”. Dijo también que no hay “privilegios” y que habría “tolerancia cero” frente a “este crimen tan horrible”.

Igual que sucedió en un vuelo del 2013 cuando una frase sobre los homosexuales levantó mucho revuelo (“¿Quién soy yo para juzgar?”), esta vez la que ha disparado fue sobre el posible matrimonio de los sacerdotes: “El celibato no es un dogma, la puerta está abierta”.

“La Iglesia católica tiene curas que están casados: los greco católicos, los coptos y otros ritos orientales. Parece que el celibato no es un dogma. Es una regla de vida que apreció mucho, pero no es un don para la Iglesia. Como no es un dogma, la puerta está abierta”.

Las mujeres que comparten sus vidas con curas también han hecho una reivindicación para que se elimine el celibato.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Abusos son como “una misa negra”