| El mechudo más cotizado

Pedro Capmany sigue rompiendo corazones

Chineos, propuestas indecorosas y hasta “amenazas” de secuestro son tan solo una muestra de lo que vive cada día el cantante Pedro Capmany desde que ingresó a Dancing with the stars.

La bailarina Yessenia Reyes se ha vuelto la envidia de todas con Pedro Capmany.
La bailarina Yessenia Reyes se ha vuelto la envidia de todas con Pedro Capmany.
ampliar

El roquero se ha convertido en el soltero más codiciado de Tiquicia, algo que comprobamos en la subasta que realizaron en el programa.  Esta consistía en  que la persona que estuviera más activa en redes sociales compartiendo y dándole “me gusta” a todo lo que subieran tendría el chance de conocer a Pedro e ir a uno de sus conciertos.

El resultado fue un reguero de mensajes de todo tipo para el bailarín.

“Me parece muy tuanis sentir el cariño de la gente. La verdad es que es muy bonito ver que aunque no me conocen, hacen de todo para conocerme y compartir conmigo”, dijo Pedrito.

El cantante se toma con mucho humor los comentarios pasados de tono que le hacen sus admiradoras.

“Lo del secuestro me hizo mucha gracia porque sé que es en tono de vacilón. Las propuestas  las agradezco,  pero  hasta ahí”, comentó.

Capmany confesó que la vida le cambió para bien desde que decidió entrarle al bailongo.

“En todas las esquinas alguien llega y me saluda, hay gente que va caminando por el otro lado de la calle o que van en carro y se detienen para hablar conmigo un momento y eso me recarga de energía para darlo todo en la pista”, explicó.

Incluso, Pedrito aceptó que la gente dejó de tenerle miedo por ser un roquero mechudo y que hasta los pequeñines lo reconocen en la calle.

“Ha cambiado el público meta porque antes solo me hablaban roqueros o gente relacionada a la música, ahora los chiquitos pequeños me dicen que me vieron vestido de capitán Sparrow o que lo hice muy bien en la pista”, dijo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Pedro Capmany sigue rompiendo corazones