|

Hombre trolea 35km todos los días hacia el brete

Un hombre de 56 años recorre 76 kilómetros todos los días para llegar a su trabajo en Rochester Hills, Michigan. No sería tan terrible hacerlo en carro; pero James Robertson se echa 35 kilómetros a pata todos los días sin fallar.

El estadounidense, que vive en la ciudad de Detroit, resolvió caminar hacia la fábrica donde trabaja luego de que su Honda Accord modelo 1988 falló y no pudo pagar la reparación. Eso fue hace 10 años y desde entonces se la ha tenido que jugar "al dele" para llegar al brete.

Un viaje de San José a Esparza son aproximadamente 75 kilómetros. Robertson camina todos los días una distancia que lo llevaría desde Chepe a la recta de Palmares, sobre la Bernardo Soto. El salario que le pagan en la fábrica Schain Mold & Engineering, $10,55 diarios (unos ¢5.700), no le permite costearse la compra y mantenimiento de un carro. Robertson se mueve con la ayuda de un servicio de transporte deficiente, los aventones de amigos y sus propias piernas para llegar a la fábrica.

El trabajador sale todos los días de su casa a las 8 a.m. para llegar antes de las 2 p.m., su hora de entrada en la fábrica. Al salir del trabajo –a las 10 p.m., toma el último bus hacia Detroit a eso de la 1 a.m. y llega a su casa a las 4 de la mañana. Robertson reza cada vez que emprende el regreso a la casa, pues debe cruzar áreas bastante peligrosas de la ciudad.

Pese a toda esta complicación, Robertson no falta al trabajo y tampoco se queja de la caminata diaria.

El periódico The Detroit Free Press reprodujo la historia y miles respondieron en la página de Facebook del diario cómo podían ayudar. Un estudiante universitario, Evan Leedy, creo una cuenta en un sitio para crear recolectas. La meta de Leedy era reunir $5.000 (¢2.750.000) durante todo el periodo. Sin embargo, en el primer día de la recolecta los usuarios donaron $50.000 (casi ¢28 millones de colones).

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Hombre trolea 35km todos los días hacia el brete