| Agricultores devotos reparten por todo Cartago y en chepe

Los surtidores de las palmas

La devoción de Freddy Arias, Carlos Artavia y Gilberto Moya los hizo atender el llamado de “auxilio” del padre Guillén de San Rafael de Oreamuno, hace unos 33 años.

El religioso anunció a sus fieles durante la misa que ese año (no precisan la fecha exacta) no iban a tener palma para celebrar el Domingo de Ramos porque el señor que por años se las había vendido no daba señales de vida.

“Nadie sabía de dónde la traía, así que nos fuimos en un jeepcillo a buscar palma a las 7 a. m. y preguntando llegamos hasta una finca en El Ceibo, en Buenos Aires de Puntarenas y regresamos a la medianoche a Cartago”, recordó Gilberto Moya.

Con la satisfacción de mantener viva la tradición del Domingo de Ramos, regresaron los tres amigos a sus casas, en “Churuca” de Cartago.

El esfuerzo no solo mantuvo la fiesta de Ramos, sino la del Miércoles de Ceniza, porque de la palma se obtienen los residuos para imponer la cruz durante la misa (ver recuadro: Tome nota).

Tradición. Desde entonces, van cada año con otros 20 acompañantes a la finca de donde sacan los “pitos” (parte más tierna de la palma africana) para abastecer a las iglesias de Los Ángeles, Llano Grande, Paraíso, Oreamuno y Cartago, así como unas cinco de San José.

“Unos van cortando, otros la jalan al carro y dos más van haciendo los rollos que se dejan en cada iglesia cuando venimos de regreso. Entramos por El Tejar y ahí las vamos repartiendo”, contó don Freddy.

Los fieles hacen una lista de cuántas iglesias son y la población de cada una para saber cuántos rollos repartir.

“De cada pito salen unas 600 palmitas. Nosotros armamos los rollos -con 5 o 6 pitos cada uno-, calculadas por pueblo. A Los Ángeles que es grande se le echan 5 o 6 rollos. En Paraíso se mandan de 14 a 16 que las comparten con Orosi”, añadió Arias.

El viaje. Los devotos cartagineses salen en busca de la palma el martes y miércoles previo al Domingo de Ramos, para evitar que se pongan feas. Este año será el 8 y 9 de abril.

Aprovechan el viaje y de ida llevan el camión cargado con ropa que le regalan a las comunidades indígenas y al regreso cargados de palmas, contó don Florentino Ulloa, otro de los apuntados al viaje anual.

“Creemos que si no vamos, quién sabe si alguien más las traerá, porque cada vez es más difícil. Las iglesias nos ayudan con los gastos del camión y la buseta que nos transporta y tenemos que llevar la autorización del dueño de la finca y de Monseñor Ulloa para mostrarle a las autoridades por si nos detienen, porque es prohibido transportarla”, dijo don “Tino”.

Ellos se exponen a que los piquen culebras, avispas u otros bichos pero su fe es mayor, por eso continúan sirviendo a las iglesias.

Tome nota

El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma y en ese día los fieles católicos asisten a la iglesia para participar de la misa en la que se les impone una cruz de ceniza en la frente. Esta ceniza se obtiene de la quema de los rollos del Domingo de Ramos del año anterior y el propósito es recordar las citas bíblicas “Acuérdate de que eres polvo y en polvo te convertirás” o “Arrepentíos y creed en el evangelio”.

Misas del miércoles 5 de marzo:

-Iglesia La Merced: 7 a. m., 10 a. m., 12 p. m., 4 p. m., 6 p. m. -Iglesia Las Ánimas 6 p. m.

-Catedral de Limón 7 a. m. y 6 p. m; Parroquias de Pueblo Nuevo y Corales, Limón 5 p. m.

-Iglesia La Agonía, Alajuela: 11 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.

-Parroquia Inmaculada, Heredia: 6 a. m., 9 a. m., 11 a. m., 4 p. m. y 6:30 p. m.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Los surtidores de las palmas