| Parroquia San Juan Bautista de Tibás

Títeres alegran la misa infantil

Los chiquitos de Tibás y de comunidades cercanas están deseando que sea domingo para ir a la iglesia de San Juan Bautista, en la que les dan la palabra de Dios de una forma muy divertida.

En la misa de las 10 de la mañana siempre hay títeres, videos animados, representaciones en vivo, mímica y canciones que hacen que los más pequeños participen de lleno en la celebración.

La idea la tuvieron hace diez años el padre Roberto Salazar, Maribelle Quirós y otras dos madres de familia, Sandra Miranda y Martha Guevara.

“Cuando llegó el padre Salazar lo que había era una escuelita dominical a las 9 a.m. y los niños acompañaban a sus padres en la misa de 10, pero ellos por naturaleza son inquietos y a algunas personas les molestaba oírlos y se quejaban por lo que nos pidió ayuda para organizar una misa para ellos”, contó Maribelle.

Jesús dijo: “Dejad que los niños vengan a mí”, y como que a la gente se le olvidó porque no querían a los pequeñines en la iglesia, añadió la madre de tres hijos y cofundadora de la iniciativa.

Desde entonces, en una hora se les cuenta lo mismo que a los adultos, pero con la ayuda de títeres, lo que hace que el mensaje les sea más fácil de recordar.

Bien atentos. En algunas fechas especiales decoran las bancas con figuras en foam para apoyar la lectura de los niños que escuchan la misa y aunque algunos no pueden evitar hablar, sí son muy respetuosos.

Cada domingo asisten entre 70 y 200 niños a los que después de recibir el mensaje bíblico, se les regala un popi.

“La idea del padre Salazar es que se lleven un dulce recuerdo de la misa, que les dure para siempre”, contó Maribelle.

Como Jesús nos llama por nuestro nombre, a cada menor se le pone una calcomanía con el de ellos.

Las dinámicas son variadas, pero los títeres son los favoritos y las encargadas lo saben, por eso tienen representada a toda la familia, desde los abuelos hasta los más pequeños.

“Y representamos todas las etnias para que ninguno se sienta excluido”, dijo Maribelle.

El padre recurre a la plastilina o a trucos con agua para explicar temas como la Santísima Trinidad o la limpieza de pecados.

Cada tres meses las organizadoras se reúnen con los padres Luis y Roberto para planificar los mensajes de cada misa y así buscar el material que usarán cada semana.

“La misa se ha convertido en un espacio familiar porque antes solo se veían madres con los hijos y ahora es más común que los padres y los abuelos los acompañen y comparten la vivencia de la espiritualidad”, añadió Maribelle.

Niños participan. Al final de la misa el sacerdote les da espacio a los niños para que salgan de dudas o hagan sus peticiones.

Algunos vecinos presentaron quejas ante la Curia Metropolitana para que se elimine la misa, pero los promotores más bien esperan que la iniciativa sea reproducida en todas las iglesias del país.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Títeres alegran la misa infantil