| Monseñor José Francisco Ulloa se ejercita todas las mañanas

Caminandito al Vaticano

El obispo de Cartago, monseñor José Francisco Ulloa, tiene muy presente el versículo de 1 Corintios 6:19-20 que nos habla de que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y por eso se cuida.

Desde que regresó de Limón, en el 2005, retomó la práctica de salir a caminar todas las mañanas, a partir de las 5:30 a. m.

Por eso deja la sotana de lado y con full buzo y tenis se ejercita por las calles de San Blas y San Rafael de Oreamuno, en Cartago.

A su paso, los otros atletas aprovechan para felicitarlo por el nuevo cargo en el Vaticano o tan solo desearle el “buenos días Monseñor”.

“Siempre me ha gustado el deporte. Como director y rector del Seminario Menor me gustaba mejenguear tanto fútbol como baloncesto, además salía a correr”, recordó el sacerdote.

Ulloa explicó que la vida de los religiosos es muy sedentaria dando la misa como confesando, por lo que es importante moverse y hacer ejercicio diariamente para mejorar la salud.

“Aprovecho para caminar entre 45 minutos y una hora todos los días cuando mis obligaciones me lo permiten”, dijo el obispo.

Virgen lo acompaña. Para aprovechar el tiempo, el obispo se va rezando el rosario porque desde pequeñito aprendió a ponerse en manos de la Virgen María, madre de Jesús.

“Si tengo que preparar algún mensaje a los fieles aprovecho las caminatas para reflexionar y acomodar las ideas”.

Puente al Vaticano. El 29 de marzo Ulloa fue nombrado por el papa Francisco miembro de la Congregación de Institutos de Vida Consagrada y de la Sociedad de la Vida Apostólica, un comité que se encarga de asesorar al Sumo Pontífice a nivel mundial.

“Es una excelente oportunidad para fungir como puente de enlace entre la Santa Sede y nuestro país”, añadió Ulloa.

El sacerdote comentó que compartió en dos oportunidades con Jorge Bergoglio cuando ambos presidían la Conferencia Episcopal de Costa Rica y Argentina respectivamente.

“Fue en el 2007 que estuvimos juntos tres semanas compartiendo en Aparecida, Brasil, y en otra oportunidad en Argentina. Siempre se destacó como una persona muy humilde”, finalizó.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Teja: Caminandito al Vaticano